Birsortu: el material reutilizable convertido en proyecto pedagógico

Laudio Ikastola ha publicado un reportaje de presentación del proyecto Birsortu en el periódico quincenal Aiaraldea hemen que os traducimos a continuación:

Laudio Ikastola ha puesto en marcha la iniciativa “Bisortu” (regenerar) promovida por Hik Hasi y que se basa en el Centro de Reciclaje Creativo Remida surgido en la región Reggio Emilia de Italia. El proyecto propone la puesta en valor de la reutilización de materiales diversos en el ámbito diario de la enseñanza.

Laudio Ikastola se regenera así basándose en nuevos recursos y  proyectos. Es lo que han hecho en la etapa de Educación Infantil, han abordado el trabajo con materiales reutilizables poniendo como eje la iniciativa Birsortu. “El proyecto Birsortu es un iniciativa cultural, pedagógica y sostenible basada en la creatividad e investigación con objetos reutilizados”, señala Izaskun Goitia, responsable de Educación Infantil. A través de este proceso promueven el consumo responsable y la inclusión. ¿Pero cómo?

“Birsortu” es una propuesta desarrollada por la iniciativa Hik Hasi, referencial en el ámbito educativo de Euskal Herria. Esta iniciativa innovadora se basa en el Centro de Reciclaje Creativo “Remida” surgido en la región italiana de Reggio Emilia. Para su desarrollo se puso en marcha una experiencia piloto en varios centros educativos bajo la coordinación de Hik Hasi y en vista de los buenos resultados obtenidos, Laudio Ikastola ha decidido profundizar en la iniciativa: “recibimos la invitación para participar en la prueba piloto, así es como establecimos contacto. La idea surgió el año pasado y este curso hemos decidido continuar con el reto”.

En colaboración con Emaús

Los centros que se han sumado a la iniciativa han necesitado cantidades ingentes de material reutilizable y para la creación de un almacén común en el que abastecerse han contado con la colaboración de la Organización No Gubernamental Emaús, dedicada a la promoción de la economía social y solidaria, que ha podido aportar así al ámbito educativo su amplia experiencia en la recogida de muebles, ropa y otros materiales.

Además de los beneficios que “Birsortu” genera de cara al desarrollo de niñas y niños, subrayan también la participación de las familias.

Los instrumentos son materiales de cartón, plástico, madera, aluminio, fibras y cerámica. ¿Pero para qué?

Utilizan todo tipo de materiales con niñas y niños, “perchas, envases para guardar pelotas de tenis… la clave es entrar en contacto con materiales de uso cotidiano y fomentar la creatividad”. Juegan a llenar, vaciar, colgar o infinidad de otras posibilidades. Convierten así la creatividad en herramienta y los materiales cotidianos en materia de estudio. “A estas edades la cantidad es importante, formar colecciones de objetos. Una de las claves es que cada cual cuente con todo el material que necesite”.

De hecho, al ser un programa a nivel de Euskal Herria, se ha creado un almacén común en Gipuzkoa y a los materiales obtenidos allí han añadido los aportados por las familias: “El almacén para los centros que participamos en el programa Birsortu de Hik Hasi se ha establecido en Debagoiena, pero el año pasado no recibimos grandes cantidades y socilitamos a las familias que participaran en la iniciativa. La respuesta ha sido muy buena”.

De este modo han logrado activar la participación de la comunidad educativa, “algunas familias tienen ya la costumbre de traer tubos rígidos, como los que se usan en fontanería”.

En este sentido Izaskun Goitia realiza una reflexión sobre los materiales para la educación en lo cotidiano y la experimentación: “Fue en Laudio Txiki donde comenzamos con esta apuesta por materiales naturales a través de este tipo de experiencias. Niños y niñas necesitan interactuar con objetos reales que ven y utilizan”.